La Electro Conductividad corresponde a la capacidad de un líquido para transportar electricidad. El agua con que regamos nuestros cultivos tiene minerales disueltos que, dependiendo de su cantidad, le entregan una EC mayor o menor; mientras más sales contenga, mayor EC. Medir esta variable constantemente nos ayudará a potenciar la absorción de nutrientes de nuestras plantas.

El agua destilada, por ejemplo, tiene una EC igual a 0 y, por ende, no conduce la electricidad. Al contrario, el agua que sale de la llave suele tener muchas sales minerales disueltas y una EC de alrededor de 0.6. Como cifra inicial, ésta podría perjudicar al cultivo al agregar fertilizantes pues la EC del agua de riego final es muy alta. Es por eso que se recomienda usar agua con baja EC inicial como el agua de ósmosis.

Un agua con una alta concentración de sales minerales podría obstruir las raíces, impidiéndole a la planta poder absorber eficientemente los minerales que los cultivadores queremos entregarles a través de los fertilizantes. Por otro lado, tampoco se recomienda regar las plantas con aguas muy puras, pues así estaremos entregándoles menos nutrientes de los que el cultivo requiere.

Sin embargo, durante los diferentes períodos de crecimiento, la planta requiere riegos con diferentes niveles de Electro Conductividad. Para la plántula, la EC recomendada (mS/cm) está dentro del rango de 0.3 y 0.7. Luego, los requerimientos minerales van aumentando y en la fase vegetativa debería estar entre 1.0 y 2.0. La EC de floración debería estar entre 1.5 y 2.6. 

La Electro Conductividad puede ser expresada en mili simiens (mS/cm) o en partes por millón (ppm), que son simplemente diferentes formas para medir lo mismo. Para conocer los valores del agua de riego necesitamos de un medidor de EC; con éste sabremos la cifra del agua inicial antes de poner los fertilizantes y antes de regar. Mientras más atención pongamos a ésta y otras variables, como el pH y la temperatura, obtendremos mejores resultados. 

Finalmente, para un cultivo profesional, es importante calcular la variable de EC y estar atentos a los cambios que esta tenga en el agua de riego y al entrar en contacto con el sustrato. Mantener un cultivo interior o exterior de esta manera, controlado y preciso,  permitirá que se obtenga una buena producción y no tengamos tantos problemas en el crecimiento.