Trabajar las plantas según la Luna es uno de los principios de la Agricultura Biodinámica, en donde se reconoce la influencia que tienen en la salud y vitalidad de las plantas los elementos astrológicos como el sol, las estrellas, la posición de los planetas y la luna.

Cultivar con la luna requiere conocer y comprender sus ciclos, los cuales podemos reconocer fácilmente (es posible ayudarse de un calendario lunar). Dentro de todo es algo simple, y la influencia de la luna es uno de los factores que más se suele ignorar y que podría influir de forma significativa en el producto final: con una germinación más rápida, una mayor resistencia al estrés y mayores rendimientos.

CICLO DE FASES LUNARES:

  • Luna nueva: No hay que trabajar las plantas el mismo día de Luna Nueva, pero se pueden podar las plantas enfermas.
  • Luna Creciente: Entre Luna nueva y Llena. Con forma de “C”.Se incrementa la actividad en el interior de la planta, no hay que podar, aunque, si se debe hacer, mejor que coincida con Luna Descendente.
  • Luna Llena: La savia sube a las partes aéreas de la planta, por lo que no se recomienda podar. Esta es una fase idónea para germinar.
  • Luna Menguante: Desde Luna Llena a Luna Nueva. Posee forma de “D”.Durante esta fase la savia desciende y el suelo está más receptivo, por lo que es buen momento para fertilizar y regar. No se recomienda sembrar, plantar o trasplantar.

CICLO DE LUNA ASCENDENTE Y DESCENDENTE:

El mov. elíptico de la Luna provoca que varíe su distancia con respecto a la Tierra. Podemos apreciar si asciende o desciende con respecto al horizonte.

  • Luna Ascendente: La savia sube a las partes aéreas de la planta. Es momento propicio para cortar los esquejes, pues tienen más vitalidad, prestando especial atención a que la planta madre no pierda savia en exceso. 
  • Luna Descendente: La savia desciende incrementando la actividad de la parte subterránea, por lo tanto es buen momento para trabajar las raíces, plantar y germinar.

ASPECTOS PLANETARIOS:

Aparte de los ciclos lunares, el movimiento del cosmos provoca aspectos planetarios que influyen en el cultivo de Cannabis.

  • Apogeo: Cuando la luna se encuentra más alejada de la tierra es conocido como Apogeo.
  • Perigeo: Al momento en el que se encuentra más cerca lo llamamos Perigeo. Durante este día, así como en el anterior y posterior a este, no se recomienda efectuar ningún trabajo con el cultivo.

*Estos días no son fáciles de determinar a simple vista, por lo que es recomendado que nos tener o conseguir un calendario lunar.

  • Nodos: Cuando la órbita de la Luna coincide con la de la Tierra se le llama Nodo. Este es un fenómeno que sucede cada 14 días y medio. Según se encuentre la Luna, ascendiendo o descendiendo, se le otorga el nombre de Nodo ascendente o Nodo descendente.

*Debido a las perturbaciones energéticas que suceden en este día, no se recomienda realizar ningún trabajo con las plantas, tampoco en el anterior y en el día posterior.

  • Eclipses: Se producen por el alineamiento del Sol, la Luna y la Tierra. Durante los eclipses se recomienda no realizar ninguna labor en el cultivo, pues se producen desórdenes energéticos que influyen en el desarrollo y crecimiento de la cannabis.

A continuación, un resumen de las condiciones idóneas necesarias para laburar en nuestro cultivo:

  • Germinar: Se recomienda con Luna Descendente, entre los 3 días anteriores a Luna Llena y Luna Creciente. No se recomienda sembrar el mismo día de Luna Llena, sobre todo evitaremos Luna Nueva y Luna Menguante.

  • Plantar y trasplantar: Con Luna Descendente en fase Creciente se dan las condiciones ideales para realizar los trasplantes de maceta, también para plantar las semillas germinadas.

  • Poda: Realizando las podas en Luna Descendente y fase Menguante facilitamos la recuperación de la planta y reducimos el estrés ocasionado. 

  • Abono de crecimiento: Se recomienda en Luna Descendente y fase Creciente si son abonos naturales u orgánicos, si utilizamos abonos minerales, se recomienda en fase Menguante. 

  • Abono de Floración: En Luna Descendente y fase Creciente se dan condiciones óptimas para la asimilación de nutrientes de liberación lenta por parte de la tierra. Los abonos minerales se recomiendan en fase Menguante.

  • Cortar esquejes: Si esperamos al final de Luna Ascendente obtendremos esquejes fuertes y repletos de savia. Al cortar en este ciclo la planta madre de Marihuana sufrirá más, por lo que conviene con Luna Descendente aplicar micorrizas para estimular la regeneración de tejidos dañados y superar el estrés.

  • Plantar esquejes: Si cortamos los esquejes en los dos últimos días de Luna Ascendente, los podemos dejar al menos 2/3 días en un recipiente con agua y estimulador de raíces, esperando al principio de Luna Descendente para plantar. Coincidiendo con fase Creciente son más propensos al éxito ya que se estimula la aparición y desarrollo de las raíces.

  • Cosechar cogollos: Si queremos estimular la concentración de principios activos se recomienda cosechar en fase de Luna Creciente o Luna Llena, evitando el mismo día de Luna Llena. Por otra parte las cosechas en Luna Menguante proporcionan flores con sabores y olores más acentuados. El secado es más rápido y menos problemático si se realiza en luna Descendente, aunque si no hay riesgo de moho y las condiciones lo permiten, lo ideal es cosechar en Ciclo Ascendente. 

  • Cosechar semillas: Para recolectar las semillas se recomienda esperar a que la Luna se encuentre en ciclo Ascendente.

  • Plagas y enfermedades: En luna Descendente y fase Menguante se dan las condiciones ideales para aplicar insecticidas para la Marihuana. Los fungicidas son más efectivos en Ciclo Ascendente y fase Menguante.

FUENTE: https://bit.ly/2sEkfeD